Saltar al contenido

Pingüinos: los animales más tiernos

20 julio, 2020

Uno de los animales más fascinante en el mundo, sin duda alguna, es el pingüino. Una de las aves que todos desean tener en casa como su mascota, pues su peculiar y chistosa forma de caminar los hace totalmente único.

Los pingüinos pertenecen al conjunto de aves no voladoras, al contrario, tienen alas que son adecuadas para la actividad acuática. Debido a esto, antes se pensaba que los pingüinos eran peces, pero realmente estos pertenecen a una familia de ave denominada Spheniscidae.

Los pingüinos son aves de vientre claro y dorso oscuro, que los ayuda para camuflarse y así confundirse en el agua con la fuerte luz del sol, o en la oscuridad del fondo marino.

Están repletos de plumaje; las del cuerpo bastante cortas por lo que tienen aspecto de escama, las del área de la cola se encuentran modificadas para ser usadas como guía para la navegación y para salir del agua.

Existen, específicamente, 17 especies distintas de pingüinos, los cuales viven sólo en el hemisferio sur; muchos contradicen esta teoría, pues creen que los pingüinos no habitan únicamente en áreas de clima frio.

Así mismo, existen especies de pingüinos que viven en áreas de clima templado o tropical, pero donde el agua es verdaderamente fría.

Estas aves se alimentan de una cantidad de peces como calamares y krill (unos crustáceos de tamaño pequeño bastante parecido a las gambas). Tiene una lengua de forma espinosa que les permite sujetar fuertemente a sus presas, las cuales tragan enteras, ya que estas aves no poseen dientes.

Por otro lado, los leopardos marinos, los petreles, las orcas y los tiburones son algunos de sus depredadores.

Estos animales marinos, pasan cierto lapso de tiempo en grupos llamados colonias, las cuales cada año se pasean por el océano para criar.

Una familia para siempre

Al momento de elegir su pareja, tienen una especie de ritual con el que quedaran vinculados toda la vida hasta la muerte. El mismo consta de colocar se frente y elevar los picos  y con las alas hacia atrás, luego de esto emiten fuertes graznidos propios de cada pingüino. Ese sonido será lo que diferencie a la pareja del resto de los pingüinos.

Las crías de los pingüinos cuando llegan al mundo llegan sin plumas y con los pulmones sin desarrollarse por completo. Por eso que apenas nacen permanecen un tiempo en el nido para poder de completar su primera capa de plumas, que los ayudara a protegerse del frio.

Cuando pescan, por ejemplo, unos cuantos adultos cuidan a los más jóvenes y el resto, pesca en grupo.

Son animales de una temperatura corporal totalmente caliente, de unos 40˚C aproximadamente. Poseen unas grandes capas de grasa que rechazan de forma inexplicable el agua y así lo aíslan del frio.

Curiosamente, los pingüinos mantienen su calor gracias a sus capas de plumas, lo que permite calentar su propio cuerpo.

Sus huesos son mucho más pesados y compactos que los de cualquier otra ave, por lo que son más resistentes a golpes o roturas, siendo esto también un punto  importante en el buceo, ya que al ser más pesados, pierden flotabilidad ayudándolos a sumergirse mejor bajo el agua.

Las patas de los pingüinos, una de sus características más curiosas, se hallan un poco más atrás en concordancia con su cuerpo. Es precisamente esto, lo que hace de su andar algo peculiar.

Estos maravillosos animales saben desenvolverse muy bien dentro del agua, incluso más que en tierra firme. Tal es su habilidad, que estos logran alcanzar una velocidad de 60km/h mientras nadad.

Cada 25 de abril se celebra el día mundial del pingüino, cuya población ha disminuido drásticamente en el último siglo, lamentablemente.

Una lamentable realidad

De las 17 especies existentes, 10 de estas se encuentran en peligro de extinción, por ello, se han llevado a cabo ciertas medidas para evitar y combatir las principales amenazas:

El calentamiento global, La contaminación en los océanos, La expansión de especies invasoras y La sobrepesca.

Por otra parte, otros factores que podrían estar afectando a esta especie son la contaminación (derrames de petróleo), perturbación por ecoturismo, recolección de huevos, la depredación por ratones y la depredación y competencia del oso marino subantártico.

La población de los pingüinos en peligro de extinción, se redujo actualmente un 90% desde las últimas décadas, posiblemente a causa del cambio climático.