elefante marino

El Elefante Marino : El Pinnípedo De Mayor Tamaño Y El Mejor Buceador Del Océano

El elefante marino (Mirounga), es un género de mamíferos pinnípedos perteneciente a la familia fócidos conformado por dos especies: El elefante marino del norte (Mirounga angustirostris) y el elefante marino del sur (Mirounga leonina).

El macho de este último es el mayor pinnípedo que existe actualmente y, quizás también el mayor que se ha visto en la historia del planeta Tierra.

Para mayor información lee: Los Pinnípedos : Características, Reproducción, Habitat y Clasificación

Habitat y Distribución del elefante marino:

El elefante marino del norte vive a lo largo de la costa oeste de Norteamérica, especialmente en México y California, a pesar de que en algunas ocasiones llega por el norte hasta Alaska.

La distribución del elefante marino del sur es mucho más extensa, ya que se reproduce en las costas de la Patagonia Argentina, en las Islas Malvinas, Tierra del Fuego Chileno, las Islas Georgias del Sur, la Antártida, las islas Kerguelen, y el sur de Australia y Tasmania.

Para mayor información lee: Tipos De Elefantes Marinos : Características Más Resaltantes De Estos Mamíferos

Elefante marino : Hábitat

Características más sobresalientes

1.- Tamaño y peso:

Este mamífero es el pinnípedo existente de mayor tamaño y además el de mayor peso. Los machos pueden llegar a los 6 mts o más de largo y pesar 4 toneladas de peso. Las hembras por su parte  no superan los 3 mts y los 900 kg.

2.- Dimorfismo sexual:

El rasgo más característico de estas especies es el enorme dimorfismo sexual. Éste es el mayor entre todas las especies de mamíferos.

3.- Hocico elongado:

Las especies masculinas, además, poseen un hocico elongado parecido a una trompa corta, lo cual les ha valido el apelativo de “elefante”. Este hocico se extiende en forma de trompa, la cual es corta y gruesa. Tiene un tamaño de 20 cm aproximadamente de largo, a pesar de que se han registrado algunas de 45 centímetros.

4.- Piel:

El color del elefante marino es gris, pero cuando salen del agua y en combinación con los rayos solares, la piel se torna de color marrón.

Por otro lado, el macho no sólo se diferencia por su tamaño y por su trompa, sino además por las cicatrices que tienen en su cuello y su pecho.

Esas cicatrices son producto de las batallas con otros machos por alcanzar el dominio de las hembras. De esta manera, la diferencia de tamaño de las hembras. Así como la agresividad del macho, hacen que ésta se encuentre en constante riesgo de sufrir daños en el apareamiento.

De igual manera, el elefante marino, así como otras especies marinas, mudan la piel todos los años. El proceso de la muda se da en tierra, en los terrenos de cría. Los terrenos de cría del elefante marino septentrional están ubicados en islas remotas frente a la costa de California y México.

Por otro lado, los terrenos de cría de los elefantes marinos meridionales se localizan en la península de Valdés, en la costa de Sudamérica. Luego de la muda, los elefantes marinos pasan algunos meses abasteciéndose de alimentos en el océano para luego reunirse en la orilla para aparearse.

5.- Inmersiones:

Otra de las características del elefante marino es que está considerado como el mejor buceador entre todos los mamíferos. Articulando un aparato de radio a estas especies y persiguiéndolos por satélite. Al respecto los científicos han registrado sumersiones de hasta 1,6 km con más de 2 horas de duración.

Por lo cual los investigadores están muy interesados en el estudio de las inmersiones profundas del elefante marino. Así como en el reajuste que hace para respirar cuando sale a la superficie. Éste consiste en el hinchamiento de los pulmones colapsados y otros procesos que restituyen el flujo sanguíneo.

Esa etapa de recuperación por lo general causa graves daños en los órganos de los seres humanos. Al estudiar la fisiología de estos animales, los científicos pretenden hallar indicios que le permitan a los seres humanos sobrevivir a ataques cardíacos, golpes y heridas graves.

El elefante marino : Las características más relevantes

Apareamiento y reproducción

 Luego de pasar casi todo el año en el mar, los elefantes marinos emigran hacia las costas, en las cuales nacieron para reproducirse y cambiar la piel.

Los machos llegan primero a las costas y se enfrentan en batallas muy violentas para poder obtener el dominio de una porción de playa más grande. Esto lo hacen además para que las hembras que lleguen después a la costa estén bajo su control y así  se apareen con ellos.

Estos enfrentamientos ocasionan un gran número de cicatrices en el cuello y cabeza de los machos. Mientras combaten, éstos pueden perder mucha sangre e incluso parte de su “trompa”, y no es extraño que uno de los combatientes muera tiempo después de las heridas recibidas.

Luego de la batalla, retornan al mar para poder alimentarse y recuperarse. Volviendo con frecuencia a la costa para vigilar sus dominios y crear su harén. Usan como reclamo la trompa, la cual crece hasta los 45 cm.

Por otro lado, las hembras del norte aparecen en diciembre y enero. Las del sur llegan en septiembre y octubre. Luego de unos meses, las hembras dan a luz una única cría, cuyo color es negro. Ésta tiene un peso de 35 kg y pronto aprende a diferenciar la llamada distintiva de su madre entre todas las hembras de la playa.

Durante un mes aproximadamente, las hembras amamantan a sus crías. Esta leche posee mucha grasa, por lo cual las hace engordar hasta 4,5 kg al día. La madre por su parte, no se alimenta durante este tiempo. Así que puede perder hasta 130 kg. Una vez que se desteta a la cría, las hembras se aparean por última vez con los machos y retornan al mar.

El elefante marino: Reproducción

Alimentación

Cuando estos mamíferos se alimentan en el mar, los elefantes marinos pueden pasar casi las 24 horas del día sumergiéndose hasta llegar a los 1,6 km de profundidad aproximadamente para conseguir su alimento favorito, el cual consiste en peces que viven en el fondo, tales como la quimera y la mielga. Además comen pequeños tiburones, anguilas, calamares, anguilas y algas.

Estado de Conservación

Estos mamíferos marinos tienen pocos depredadores debido a su enorme tamaño. Sin embargo, las hembras y los jóvenes pueden ser víctimas ocasionalmente de la orca y el gran tiburón blanco específicamente. Pero el mayor peligro para estas especies ha sido la caza realizada por los humanos.

En este sentido y durante el siglo XIX, esta especie fue cazada casi hasta la extinción por los seres humanos para obtener su grasa, la cual era convertida en aceite. Eran presas muy apreciadas, ya que sus enormes cuerpos brindaban gran cantidad de grasa, hasta 658 kg por animal.

Así que en 1892 solamente quedaban entre 50 y 100 elefantes marinos septentrionales, congregados por la isla de Guadalupe, frente a Baja California.

Las poblaciones de elefantes marinos meridionales además se redujeron rápidamente. Desde ese momento, ambas especies están protegidas por los diferentes gobiernos que poseen la jurisdicción sobre las aguas, en las cuales habitan las dos especies.

De esta manera, el elefante marino septentrional tiene la protección total de Estados Unidos y México. Por lo cual la población de ambas especies ha obtenido una significativa recuperación.

Es importante resaltar que de nosotros depende la conservación de esta especie. Por lo cual debemos crear conciencia y comprender la importancia que estos seres tienen para el equilibrio del ecosistema.

Referencias

Wikipedia-La Enciclopedia Libre (2018) “Mirounga” https://es.wiipedia.org/wiki/Mirounga

Ecured “Elefante marino” https://www.ecured.cu/Elefante_marino